Escríbenos Te llamamos
Mándanos un mailMándanos un mail
Haz click en:Copiar mailoAbrir mail
Mail copiado
Menu
chat WhatsappTeléfonocómo llegar

El Tribunal Constitucional (TC), anula parcialmente el Impuesto de Plusvalía cuando hay pérdida.

Publicado: 19 de Febrero de 2017

El Impuesto sobre el Incremento del Valor de los Terrenos de Naturaleza Urbana (denominado comúnmente como Plusvalía Municipal se anula parcialmente en los supuestos en los que hay pérdida en el inmueble transmitido.

 En el año 2003, la empresa Bitarte, compró un inmueble por valor de 3,1 millones de pesetas y, lo vendió, en el  2014, por 600.000 euros.

El inmueble estaba ubicado en Irún. Por la transmisión, el Consistorio le reclamó 17.899,44 euros de plusvalía municipal.

El impuesto fue recurrido. Al revisar el caso, el Juzgado de lo Contencioso-Administrativo de San Sebastián planteó una cuestión de inconstitucionalidad.

A consecuencia de ello, el TC ha decidido anular los artículos de la Ley que regula el impuesto «en la medida que someten a tributación situaciones de inexistencia de incrementos de valor».

A partir de este pronunciamiento, los contribuyentes que hayan pagado el impuesto con pérdidas en la venta de su inmueble, puedan recurrir.

El TC solo declara nulo el impuesto cuando hay pérdidas. En esos casos, abre la puerta a que los contribuyentes recurran en primer lugar ante el ayuntamiento correspondiente, acreditando la inexistencia de incremento de valor y, consecuentemente, la ausencia de la capacidad económica necesaria para tributar por este impuesto. Posteriormente, y en caso de que el ayuntamiento desestime el recurso, sólo quedará acudir a los tribunales.

 ¿Cuándo se puede recurrir?

Cuando las liquidaciones dictadas no sean firmes (por haber sido recurridas), o cuando, tratándose de autoliquidaciones, no haya prescrito la posibilidad de instar su rectificación, por haber transcurrido más de cuatro años desde que finalizó el plazo para presentar la autoliquidación.

Primero, hay que recurrir al propio ayuntamiento. Si se rechaza la reclamación, se deberá presentar un recurso de reposición de nuevo al consistorio.

Si lo vuelve a denegar, habrá que dirigirse a un juzgado de lo contencioso.

En el supuesto de municipios grandes, tras presentar el primer recurso a su ayuntamiento, se deberá recurrir ante el  Tribunal Económico Administrativo Municipal correspondiente. Si éste tribunal también lo deniega, se deberá recurrir ante el juzgado contencioso-administrativo correspondiente.

El fallo del TC, considera que la normativa del impuesto (incluida la estatal), debe prever la forma de no someter a tributación aquellas situaciones en las que no se ha producido un incremento de valor del terreno, permitiendo además a los contribuyentes la posibilidad de acreditar esta circunstancia.

Ahora se calcula según una fórmula que tiene en cuenta el valor catastral y los años de permanencia de forma que se paga más según la propiedad del inmueble tenga más antigüedad.

haz clic para copiar mailmail copiado