Escríbenos Te llamamos
Mándanos un mailMándanos un mail
Haz click en:Copiar mailoAbrir mail
Mail copiado
Menu
chat WhatsappTeléfonocómo llegar

Presunción legal de convivencia de los cónyuges y deducción en más de una vivienda IRPF

Publicado: 2 de Febrero de 2017

El Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM), en su sentencia 1286, de 21 de diciembre, recurso número 462/2016, establece la siguiente doctrina:

En el impuesto sobre la renta de las personas físicas (IRPF) y, en el apartado de deducción por viviendas, los cónyuges no tienen la obligación legal de justificar ante la AEAT, la separación legal.

Se reconoce la aplicabilidad de la deducción correspondiente a la vivienda, que había sido adquirida privativamente por la esposa, en otra comunidad autónoma y, en la que reside, junto con su hijo, a pesar de que se había separado legalmente de su marido y, de presentar de forma conjunta su autoliquidación de IRPF.

Se determina que en supuestos de tributación conjunta, no puede limitarse la deducción a la vivienda que constituya el domicilio conyugal, pues aunque la convivencia de los cónyuges sea lo más frecuente, existen diversas circunstancias que rompen esta presunción.

En este caso, el domicilio del esposo estaba en Madrid.  Por su parte, su esposa aportó documentos -fundamental, el empadronamiento- para acreditar su residencia habitual en Cuenca, junto con su hijo.

La esposa, también acreditó los cursos académicos que su hijo había realizado en Cuenca, durante dos años consecutivos.

Para acreditar que se tiene derecho a esta deducción, se exige acreditar que se ha residido en la nueva vivienda en los doce meses anteriores.

Como establece el TSJM “en el caso de que los cónyuges efectúen su autoliquidación de forma conjunta, deban deducirse únicamente por las cantidad invertidas en la adquisición vivienda habitual que constituya el único domicilio conyugal y aunque ello es lo normal, dada la presunción legal, además, de que los cónyuges viven juntos (art. 68 CC), no hay que olvidar que tal cuestión puede admitir prueba en contrario (art. 69 CC) y que no puede dejar de tenerse en cuenta que, en algunas ocasiones, motivadas por cambios de trabajo o cualquier otra situación personal, cada uno de los cónyuges puede vivir en una vivienda diferente y tener allí su residencia habitual.

Es importante destacar que el beneficio fiscal que nos ocupa se otorga a las personas físicas y no a las familias, por lo que se concede a las personas físicas que ostentan la titularidad de una vivienda que constituya su domicilio habitual y eso se cumple en este caso, en el que ambos cónyuges tenían el régimen de separación de bienes y la vivienda, respecto de la que pretende la deducción era titularidad privativa de la esposa, habiéndose justificado, según las reglas de la carga de la prueba del art. 105 LGT que la misma tenía allí su residencia habitual con el hijo del matrimonio”

haz clic para copiar mailmail copiado