Escríbenos Te llamamos
Mándanos un mailMándanos un mail
Haz click en:Copiar mailoAbrir mail
Mail copiado
Menu
chat WhatsappTeléfonocómo llegar

STS desestima la reclamación de un hermano a otro por lo gastos de residencia de la madre.

Publicado: 20 de Marzo de 2017

Un hermano reclama a otro la mitad de las cantidades que pagó en concepto de gastos de residencia de su madre, antes de que se recibiera la subvención pública que cubrió la mayor parte de tales gastos.

Desde marzo de 2009 hasta su fallecimiento en 2012, la madre estuvo ingresada en una residencia.

La madre tuvo que interponer en vía judicial, la reclamación de alimentos a sus hijos, que concluyó por Auto de 10 de mayo de 2011. A partir de esta fecha, ambos hermanos, se comprometían a pagar el gasto de la residencia por mitad.

Sin embargo, uno de los hermanos se negó a pagar su parte, desde marzo del 2009 hasta noviembre de 2010 (antes de la concesión de subvención, cada mensualidad era de 2.700 €).

Su hermano interpuso su reclamación por la cantidad que le debía su hermano, desde marzo del 2009 a noviembre de 2010, ante el juzgado de primera instancia, que estimó la demanda y en consecuencia, condenó al otro hermano al pago (22.507,76 €), más el interés legal del dinero incrementado en dos puntos, desde la fecha de esta sentencia hasta la de su completo pago, más las costas. Ambos recurrieron la sentencia. La Audiencia Provincial confirmó que lo dictado en primera instancia.

Se interpuso recurso de casación ante el Tribunal Supremo (TS), por el hermano que decía que no debía nada.

Denunciaba que los alimentos solo se deben desde que se interpuso la demanda (en este caso, la madre reclamó alimentos a sus hijos y su resolución fue dictada el 10 de Mayo de 2011).

Según el artículo 1158 del Código Civil, la acción de reembolso sólo procede cuando el pago se realiza por cuenta de otro y en su nombre (es decir, por un tercero), cosa que no había ocurrido.

Reitera el Tribunal Supremo sobre la aplicación del artículo 148 del CC, que en ningún caso se abonarán los alimentos sino desde la fecha de la demanda, aunque con anterioridad se necesiten para subsistir.

Puede haber, sin duda, una obligación natural a cargo de quien hasta el momento de la transacción judicial no colaboró al sostenimiento alimenticio de su madre, pero lo cierto es que la ley no concede acción para pedir el cumplimiento de un deber de esta clase en la forma que ha sido interesada.

Lo pagado por el hermano se realizó de forma voluntaria, sin consentimiento del otro hermano, ni préstamo de un tercero, y lo fue en concepto de alimentos a la madre, que era el familiar necesitado.  

Conclusión: no puede reclamar a su único hermano lo que pagó según estas premisas.

haz clic para copiar mailmail copiado