Escríbenos Te llamamos
Mándanos un mailMándanos un mail
Haz click en:Copiar mailoAbrir mail
Mail copiado
Menu
chat WhatsappTeléfonocómo llegar

Divorcio y trabajo en precario en negocio familiar. Nueva doctrina TS.

Sentencia del TS (Tribunal Supremo). Núm. 252/2017 de 26 de Abril de 2017. Recurso 1360/2016.

En este supuesto, los cónyuges se casaron hace 14 años en régimen de separación de bienes y, tuvieron 3 hijos.

La esposa trabajó durante los primeros 4 años del matrimonio fuera del hogar. Los dos años siguientes trabajó solo en el hogar familiar y, los últimos 7 años, después del nacimiento del último hijo, trabajó en el negocio de la empresa familiar, como autónoma, cobrando 600 € mensuales, todo ello sin derecho a indemnización por despido.

La esposa, en el proceso de divorcio, además de solicitar la pensión compensatoria, reclama la compensación económica del régimen de separación de bienes (art. 1.438 CC), por haber contribuido, en forma de trabajo, en la actividad profesional del otro.

El juzgado de primera instancia le concedió la pensión compensatoria de 450 € y le denegó la compensación económica del régimen de separación de bienes.

Ambos esposos recurrieron ante la Audiencia Provincial de Albacete, quién reconoce no solo la pensión compensatoria sino también la compensación económica del régimen de separación de bines por 27.000 €.

Ante el fallo de la Audiencia Provincial, el esposo recurre al TS, lo que le ha permitido al Tribunal Supremo adaptar la doctrina jurisprudencial que se venía aplicando.

Hasta ahora, la doctrina del TS establecía: "El derecho a obtener la compensación por haber contribuido uno de los cónyuges a las cargas del matrimonio con trabajo doméstico en el régimen de separación de bienesrequiere que habiéndose pactado este régimen, se haya contribuido a las cargas del matrimonio solo con el trabajo realizado para la casa.Se excluye, por tanto, que sea necesario para obtener la compensación que se haya producido un incremento patrimonial del otro cónyuge".

A partir del presente supuesto, el TS adapta la realidad social a su doctrina, al fijar en esta sentencia “que parece oportuno atender a la situación frecuente de quien ha trabajado con mayor intensidad para la casa pero, al mismo tiempo, ha colaborado con la actividad profesional o empresarial del otro, fuera por tanto del ámbito estrictamente doméstico, aun cuando medie remuneración, sobre todo si esa colaboración se compatibiliza y organiza en función de las necesidades y organización de la casa y la familia.

Y, declara el TS “que la colaboración en actividades profesionales o negocios familiares, en condiciones laborales precarias, como es el caso, puede considerarse como trabajo para la casa que da derecho a una compensación, mediante una interpretación de la expresión «trabajo para la casa» contenida en el art. 1438 CC, dado que con dicho trabajo se atiende principalmente al sostenimiento de las cargas del matrimonio de forma similar al trabajo en el hogar.

A efectos de la compensación se reconoce, tanto los períodos en los que la esposa ha contribuido a las cargas familiares con el trabajo para la casa de forma plena, como aquellos en los que ha trabajado en el negocio familiar y pondera su cuantía:

  • en atención a que su dedicación parcial durante estos períodos;
  • en atención a las circunstancias concurrentes, cuáles eran un trabajo con horario reducido en el negocio familiar,
  • unas cargas domésticas notables y, 
  • un alta en Seguridad Social como autónoma.


Durante el matrimonio, el esposo había duplicado el patrimonio


Se confirma la sentencia estimatoria de la Audiencia Provincial de Albacete y se reconoce a la esposa la pensión compensatoria (de 450 €) y, la compensación económica del régimen de separación de bienes (art. 1.438 CC), (por 27.000 €).


Te ayudamos.

haz clic para copiar mailmail copiado