Escríbenos Te llamamos
Mándanos un mailMándanos un mail
Haz click en:Copiar mailoAbrir mail
Mail copiado
Menu
chat WhatsappTeléfonocómo llegar

Divorcio. Separación de bienes

El Divorcio con régimen económico de separación de bienes.


Uno de los conceptos que se ha de tener claro a la hora de plantearse un divorcio, cuando el régimen del matrimonio es el de separación de bienes, es qué se entiende como contribución a las cargas del matrimonio.


 La definición que más se aproxima a lo que se entiende como cargas del matrimonio se encuentra en el art. 1362.1ª del CC, que incluye los gastos relativos al sostenimiento de la familia, alimentación y educación de hijos comunes y las atenciones de previsión acomodadas a los usos y circunstancias de la familia, que se limita a los esposos y sus hijos.


Se incluye también como contribución a las cargas del matrimonio, el trabajo dedicado por uno de los cónyuges para la atención de los hijos comunes sujetos a patria potestad (art.103.3ª CC).


Mientras el matrimonio esté vigente, ambos cónyuges contribuirán al sostenimiento de las cargas del matrimonio.


Planteado el divorcio y, siendo el régimen económico del matrimonio el de separación de bienes, a falta de convenio, lo harán proporcionalmente a sus respectivos recursos económicos.


 El trabajo para la casa será computado como contribución a las cargas y dará derecho a obtener una compensación que el Juez señalará, a falta de acuerdo, a la extinción del régimen de separación (art. 1438 CC).


 Si el régimen económico vigente durante la convivencia matrimonial ha sido el de separación de bienes, no se consideran cargas del matrimonio los gastos que se generan por ciertos bienes -que se compraron en común, pero que no se consideran patrimonio familiar común, por el propio régimen de separación de bienes-. Para estos bienes se aplica la normativa del régimen general de la copropiedad, y el art. 393 del CC, que establece que el concurso de los partícipes en las cargas será proporcional a sus respectivas cuotas, que se presumen iguales, salvo prueba en contrario.


 En el régimen de separación de bienes, la hipoteca tampoco puede ser considerada como carga del matrimonio, en el sentido que a esta expresión se reconoce en el art. 90 CC, porque se trata de una deuda contraída para la adquisición del inmueble -comprado en común- que debe satisfacerse por quienes ostentan título de dominio sobre el mismo, de acuerdo con lo estipulado con la entidad bancaria .


Te ayudamos.

 

haz clic para copiar mailmail copiado