Escríbenos Te llamamos
Mándanos un mailMándanos un mail
Haz click en:Copiar mailoAbrir mail
Mail copiado
Menu
chat WhatsappTeléfonocómo llegar

Respeto mutuo. Custodia compartida

En los divorcios es de especial importancia, a la hora de solicitar la custodia compartida que los progenitores se respeten y sean capaces de llevar su nueva vida en armonía.


Prima el beneficio y el interés del menor para su correcto desarrollo emocional, libre de cualquier tipo de violencia.


Regula nuestro Código Civil en el artículo 92.7 que No procederá la guarda conjunta cuando cualquiera de los padres esté incurso en un proceso penal iniciado por atentar contra la vida, la integridad física, la libertad, la integridad moral o la libertad e indemnidad sexual del otro cónyuge o de los hijos que convivan con ambos. Tampocoprocederá cuando el Juez advierta, de las alegaciones de las partes y las pruebas practicadas, la existencia de indicios fundados de violencia doméstica”.


En un gran número de divorcios se incrementan las discusiones, llegando en ocasiones a aumentar el conflicto hasta su grado máximo a través de la violencia.


Los procesos judiciales, en ocasiones se solapan los unos a los otros. Planteado el divorcio, ante la jurisdicción civil, puede ocurrir que se inicie otro por la vía penal.


Existen todo tipo de situaciones familiares. En muchos casos, se acaba condenando al progenitor de violencia de género pero, en otros muchos casos, el progenitor acaba absuelto de todo tipo de delito.


Veamos tres sentencias del Tribunal Supremo. En las dos primeras, confirmado el delito penal, el Tribunal Supremo deniega la custodia compartida a los progenitores. En la tercera sentencia, el Tribunal Supremo, concede la custodia compartida al haber sido absuelto el progenitor del delito de violencia de género.


1.-En la STS nº36/2016, de 4 de febrero, el Juzgado estimó sustancialmente la demanda de la actora atribuyendo a ésta inicialmente, la guarda y custodia de sus dos hijos.

- Presentado recurso ante la Audiencia Provincial de Bizkaia, se revocó la sentencia y se acordó la guarda y custodia compartida de los menores entre ambos progenitores, por semanas alternas.

- Dictada esta última sentencia, el padre fue condenado por un delito de violencia de género. Se le prohibió acercarse a ella a una distancia inferior a 300 metros, así como comunicarse con ella por cualquier medio, todo ello durante un plazo de 16 meses.

- Recurrida la decisión de la Audiencia Provincial de Bizkaia, el TS consideró que,

- «Nada habría que objetar, - a la decisión de conceder la custodia compartida-, si no fuera por la incorporación … de una sentencia dictada por el Juzgado de Instrucción no 3 de Gernica-Lumo de fecha 9 de enero de 2005, por un delito de violencia de género».

- Afirma el Tribunal Supremo, que los hechos de maltrato tienen una «evidente repercusión en los hijos, que viven en un entorno de violencia, del que son también víctimas, directa o indirectamente, y a quienes el sistema de guarda compartida propuesto por el progenitor paterno y acordado en la sentencia les colocaría en una situación de riesgo por extensión al que sufre su madre, directamente amenazada.

-          Recuerda como doctrina de esta Sala (SSTS 29 de abril de 2013; 16 de febrero y 21 de octubre 2015), que la custodia compartida conlleva como premisa:

-          La necesidad de que entre los padres exista una relación de mutuo respeto en sus relaciones personales que permita la adopción de actitudes y conductas que beneficien al menor, que no perturben su desarrollo emocional y que pese a la ruptura afectiva de los progenitores se mantenga un marco familiar de referencia que sustente un crecimiento armónico de su personalidad».

-          El art. 2 de la LO 8/2015 de 22 de julio, de modificación del sistema de protección a la infancia y a la adolescencia, exige que la vida y desarrollo del menor se desarrolle en un entorno "libre de violencia" y que "en caso de que no puedan respetarse todos los intereses legítimos concurrentes, deberá primar el interés superior del menor sobre cualquier otro interés legítimo que pudiera concurrir”.

En este caso, El TS asume la sentencia de instancia y mantiene la guarda y custodia de los hijos acordada por el Juzgado en favor de la madre.


2..- En su sentencia número 350/2016, de 26 de mayo, el Tribunal Supremo revoca la custodia compartida de un menor de 7 años concedida a sus padres, y la otorga en exclusiva a la madre, ante «la falta total de respeto, abusiva y dominante» que mantiene el progenitor respecto a la mujer.

-          En el caso analizado la Audiencia Provincial consideró que la apertura de un procedimiento penal por coacciones contra el marido y las malas relaciones entre los padres no eran determinantes de la denegación de la guarda y custodia compartida, pues si bien es cierto que el padre mantiene con la madre una relación de falta total de respeto, incluso abusiva y dominante, ello no es relevante para determinar la guarda y custodia compartida, ya que no perjudica el interés del menor, sin que concurran otras circunstancias que lo desaconsejen.

-          El Tribunal Supremo estima el recurso de casación interpuesto por la madre, casa parcialmente la sentencia recurrida y deja sin efecto la custodia compartida atribuyendo la custodia del menor a su madre.


3.- En la STS 251/2016, de 13 de abril, estimó la petición de guarda y custodia compartida tras considerar que la absolución del padre del delito de maltrato de que era acusado constituye un cambio significativo de circunstancias que justifica la atribución al mismo de la custodia compartida.

-          No menos importante a la hora de valorar el cambio de circunstancias es que el padre fue absuelto del delito de maltrato habitual y amenazas, por los que le denunció su esposa.

-          Dicha absolución constituye un cambio significativo de la circunstancias, dado que fue uno de los elementos que motivaron la denegación de la custodia compartida, por aplicación del art. 92.7 del C. Civil.

-          Por lo expuesto debemos estimar el recurso, dada la capacitación de los padres, su implicación, la vinculación de la hija con ambos progenitores y la proximidad de los domicilios.»

haz clic para copiar mailmail copiado