Escríbenos Te llamamos
Mándanos un mailMándanos un mail
Haz click en:Copiar mailoAbrir mail
Mail copiado
Menu
chat WhatsappTeléfonocómo llegar

Unión Europea: La coordinación de la Seguridad Social

En especial las prestaciones por enfermedad:

El Reglamento Comunitario 1408/71 coordina las legislaciones de los Estados Miembros, en materia de Seguridad Social. Ha sido modificado en varias ocasiones (Reglamento Comunitario 118/97 y Reglamento Comunitario 307/99).

El Reglamento se aplica:

1.      A los trabajadores (por cuenta ajena o propia) sometidos a la legislación de uno o de varios Estados miembros y que sean nacionales de un Estado miembro o de un tercer país o apátridas o refugiados residentes en el territorio de un Estado miembro, así como a los miembros de sus familias y a sus supervivientes.

2.      A los supervivientes de estos trabajadores, cualquiera que sea la nacionalidad de estos últimos.

3.      A los funcionarios y al personal que, según la legislación aplicable, les sea asimilado.

4.      A las personas que cursan estudios o una formación profesional y a los miembros de su familia.

En el ámbito material, se aplica:

 A.    Todas las legislaciones relativas a las ramas de seguridad social relacionadas con las prestaciones de enfermedad y de maternidad, invalidez, vejez, supervivencia, accidente de trabajo y enfermedad profesional, desempleo, así como a las prestaciones familiares y subsidios de defunción.

B.     Es aplicable además a los regímenes de seguridad social generales y especiales, contributivos y no contributivos, así como a los regímenes relativos a las obligaciones del empresario o del armador.

C.    No se aplica ni a la asistencia social y médica, ni a los regímenes de prestaciones en favor de las víctimas de la guerra.


El Tribunal de Justicia ha declarado, en varias sentencias, que las prestaciones concedidas de manera objetiva sobre la base de una situación legalmente definida y que están destinadas a mejorar el estado de salud así como las condiciones de vida de las personas dependientes tienen esencialmente por objeto completar las prestaciones del seguro de enfermedad y, deben considerarse «prestaciones de enfermedad»

El Tribunal de Justicia (Sala Primera) ha declarado sobre esta cuestión lo siguiente:

1) Una prestación como el componente de dependencia del subsidio de subsistencia para minusválidos constituye una prestación de enfermedad en el sentido del Reglamento (CEE) número 1408/1971 del Consejo, de 14 de junio de 1971.

2) El artículo 13, apartado 2, letra f), del Reglamento 1408/71, debe interpretarse en el sentido de que el hecho de que una persona haya adquirido derechos a una pensión de vejez por las cotizaciones abonadas durante un determinado período al régimen de seguridad social de un Estado miembro no impide que la legislación de este Estado miembro pueda dejar de ser aplicable posteriormente a esta persona. Corresponde al órgano jurisdiccional nacional determinar, a la vista de las circunstancias del litigio del que conoce y de las disposiciones del Derecho nacional aplicable, en qué momento esa legislación dejó de ser aplicable a tal persona.

3) El artículo 22, apartado 1, letra b), del Reglamento núm. 1408/71, tal como fue modificado por el Reglamento núm. 307/1999, debe interpretarse en el sentido de que impide que la legislación del Estado competente supedite la percepción de un subsidio a un requisito de residencia y de presencia en el territorio de ese Estado miembro.

4) El artículo 22, apartado 1, letra b), y el artículo 22, apartado 2, del Reglamento 1408/71, tal como fue modificado, deben interpretarse en el sentido de que una persona conserva el derecho a percibir las prestaciones tras haber trasladado su residencia a un Estado miembro distinto del Estado competente, siempre que haya obtenido una autorización a tal efecto"

Interesa destacar que, según el Reglamento:

·        Las cláusulas de reducción, de suspensión o de supresión previstas por la legislación de un Estado miembro en caso de acumulación de una prestación con otras prestaciones de seguridad social o con otros ingresos afectan al beneficiario, incluso cuando se trate de prestaciones adquiridas en virtud de la legislación de otro Estado miembro o de ingresos obtenidos en el territorio de otro Estado miembro.


·        No obstante, esta norma no se aplica si el interesado goza de prestaciones de la misma naturaleza de invalidez, vejez, muerte (pensiones) o de enfermedad profesional liquidadas por las instituciones de dos o más Estados miembros, con arreglo a las disposiciones comunitarias.


Te Ayudamos.




haz clic para copiar mailmail copiado